Microbiota

Microbiota

¿De qué se trata?

Hace ya algunos años hemos escuchado sobre el concepto de microbiota y a medida que ha pasado el tiempo, han ido surgiendo nuevas investigaciones que acreditan la importancia que pareciera tener en múltiples funciones del organismo como tambien su rol en algunas enfermedades (5,7,8).

La microbiota es una comunidad compleja de microorganismos que incluye hongos, parásitos, virus, arqueas y principalmente bacterias. Su composición y volumen varían a través del tracto gastrointestinal siendo el intestino grueso el órgano mas poblado de estos microorganismos (1,5,8).

Se ha estimado que las microbios en nuestros cuerpos forman colectivamente hasta 100 billones de células que pueden tener un peso de hasta 2 kg en el intestino (5,7). A la fecha, se han estudiado más de 1000 especies bacterianas en nuestro organismo (1,7)Esto es interesante ya que la microbiota intestinal podría considerarse como un “órgano microbiano” (2,7).

La forma en la que esta compuesta la microbiota se configura desde la infancia (1,6) y es un proceso que influye de manera importante en la composición de la microbiota de un adulto.

La microbiota materna puede influir tanto en el ambiente intrauterino como en el la salud postnatal del feto. Esta microbiota intestinal es única entre cientos de personas y una gran proporción (80%), se mantiene estable con el tiempo. Pero el ser humano ha evolucionado y su microbiota intestinal también lo ha hecho, debido a los cambios en el estilo de vida, el medio ambiente, y particularmente debido a los cambios producidos en la dieta ya que esta puede ser crucial en su configuración (3,6,7). Por otro lado, existen otros factores que también pueden impactar en la configuración de la microbiota, como el uso de antibióticos, el saneamiento excesivo, el parto por cesárea (3), la edad (6,7), entre otros.

¿Qué es lo que hace esta compleja entidad que vive en tu intestino?

El ser humano y la microbiota han llevado a una relación mutualista por miles de años, es decir, han llevado una relación que supone beneficios para ambos. La  microbiota contribuye a muchos procesos fisiológicos del huésped (el ser humano) y, a su vez, el huésped proporciona el ambiente y los nutrientes necesarios para la supervivencia microbiana (1,5,7).

Las células del intestino están en contacto con este ecosistema microbiano y este “órgano microbiano” cumple múltiples funciones en él.

Utiliza ciertos nutrientes contenidos en los alimentos que ingerimos (carbohidratos y oligosacáridos no digeribles),  los digiere y fermenta. Los productos de esta fermentación (ácidos grasos de cadena corta), son un nutriente importante para las células intestinales y juegan un papel importante en los procesos del modulación inmunológica del intestino que interactua con todo nuestro sistema inmune (1,2,4,5,7,8).

Este conjunto de microorganismos, protege a nuestro intestino contra la colonización o ataque de patógenos externos y microorganismos que pueden ser potencialmente dañinos para nuestra salud, como tambien es responsable de la síntesis de vitaminas del complejo B y K, niacina, biotina y ácido fólico y completa el ciclo enterohepático de los ácidos biliares (1,5,7).

Además de estas funciones, hay evidencia sorprendente de que la microbiota intestinal influye en el desarrollo del cerebro, la neurogénesis, y en la internación de los sistemas nervioso del intestino (sistema nervioso entérico) y central, a través de la comunicación a lo largo del denominado “eje cerebro-intestino (8). Sin embargo, si bien estos hallazgos son emocionantes, los mecanismos detrás de estos no han sido estudiados por completo y es necesario realizar mayor investigación al respecto.

REFERENCIAS:

  1. Aggeletopoulou, I., Konstantakis, C., Assimakopoulos, S. F., & Triantos, C. (2019). The role of the gut microbiota in the treatment of inflammatory bowel diseases.Microbial pathogenesis137, 103774.

  2. De Angelis, M., Ferrocino, I., Calabrese, F. M., De Filippis, F., Cavallo, N., Siragusa, S., … & Pellegrini, N. (2020). Diet influences the functions of the human intestinal microbiome. Scientific reports10(1), 1-15.

  3. Derrien, M., & Veiga, P. (2017). Rethinking diet to aid human–microbe symbiosis.Trends in microbiology25(2), 100-112.

  4. Heintz-Buschart, A., & Wilmes, P. (2018). Human Gut Microbiome: Function Matters. Trends in microbiology26(7), 563–574. 

  5. Kamada, N., Seo, S., Chen, G.et al. Role of the gut microbiota in immunity and inflammatory disease. Nat Rev Immunol 13, 321–335 (2013). 

  6. Kolodziejczyk, A. A., Zheng, D., & Elinav, E. (2019). Diet–microbiota interactions and personalized nutrition.Nature Reviews Microbiology, 1-12.

  7. Sánchez-Tapia, M., Tovar, A. R., & Torres, N. (2019). Diet as regulator of gut microbiota and its role in health and disease.Archives of medical research50(5), 259-268.

  8. Strandwitz, P. (2018). Neurotransmitter modulation by the gut microbiota.Brain research1693, 128-133.

*NOTA: La información que otorga Elemental en este blog, no reemplaza un diagnóstico médico ni una asesoría realizada por profesional de la salud. El contenido solo tiene fines informativos.

Sin comentarios

Deja un comentario
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿Te podemos ayudar en algo?